jueves, 15 de marzo de 2018

7 Consejos Para La Creación De Personaje


En muchísimas entrevistas a escritores, guionistas y directores de cine se les ha hecho la misma pregunta: ¿Qué es más importante una buena historia o unos buenos personajes? La respuesta que dan suele ser la misma: “No se puede elegir, el contenido debe tener buenos personajes y buenas historias”. Luego, sí que es verdad, que cada cual cojea de una pata. En el cine tenemos numerosos ejemplos: Inception (traducida al español como Origen) tiene una historia buena (con bastantes fallos de guion en los que no voy a entrar) con unos personajes simples y sin gracia, a excepción de Leonardo Di Caprio. Pulp Fiction es considerada una obra de culto, no por su historia, la cual es buena pero no sobresaliente (en mi opinión), sino por sus personajes y, sobre todo, sus diálogos. Creo que lo mismo se podría decir de todas las películas de Tarantino. Sus personajes son tan buenos que superan a las historias.
Puede suceder y sucede que, a pesar de tener una buena historia, si los personajes son malos ésta se va a pique. Como por ejemplo: Hunger Games (Los juegos del hambre). Cuando vi la primera película intenté leerme el primer libro, pero no pude terminarlo. Me pareció muy soso; no por la historia (que pese a parecerme un fanfic mal hecho de Battle Royale era entretenida) fue por culpa de los personajes. Lo siento a los fans de Katniss, a mí esa chica no me gustó. Me recordaba al cliché barato de adolescente rebelde sin personalidad. El caso inverso también sucede: buenos personajes que resultan aburridos por culpa de la historia. Me pasa con la nueva saga de Star Wars. ¡Qué horrible! Luke Skywalter, en manos de un director que supiera escribir historias, habría hecho un trabajo mucho mejor.
No es el momento de criticar franquicias (algún día lo haré y conoceréis mi lado más oscuro). Ahora, debemos de hablar de personajes; de cómo hacerlos para que no caigan en clichés malos ni sean tan horribles que estropeen una buena historia.

Estos son mis 7 consejos para la creación de personajes:


1. Calca, Copia y Crea
Este consejo lo he dicho más de una vez. Me lo dio una amiga dibujante. Lo aplicó a sus dibujos pero bien se puede usar para cualquier cosa. Me dijo que los principiantes, para coger práctica en sus dibujos, deben calcar los dibujos de los demás. Cuando cogen un poco más de práctica, copian añadiendo una o dos características nuevas y, finalmente, crean algo que sea realmente suyo. A la hora de crear un personaje para un relato o una novela es exactamente igual. Empieza copiando, tal cual, un personaje que te guste de una película o una novela. Luego añade un par de características de tu cosecha y, finalmente, crea algo que sea 100% tuyo.
En foros de rol, que es por donde yo más me he movido, he visto que, inconscientemente, la gente suele hacer esto. Poca gente novata empieza con un personaje que ellos hayan creado. Yo mismo empecé con un enano que era copia de Gimli (El Señor de los Anillos), Golin Thundermaul era su nombre. Poco a poco, una vez cogí más práctica, creé nuevos personajes. El Capitán Werner tenía el aspecto de Davy Jones (Piratas del Caribe 2 y 3), pero una personalidad completamente diferente. Personalmente, este truco me ha ayudado mucho a entender a los personajes y a describirlos. Si ya los he visto en películas, puedo hacerme una mejor idea de cómo se van a comportar y no tengo que estar pensando ¿Y qué hará mi enano si lo enfrento contra un ejército de orcos? Ya sé lo que va a hacer porque lo he visto en la peli. Si fuera un personaje creado desde cero por mí, sería más complicado pensarlo. Ahora, que ya tengo muchísima más práctica creando personajes me sale solo. Puedo pensar quiénes son y qué van a hacer en cada ocasión. Pero al principio, me vino muy bien empezar copiando.

2. Construye una ficha
Viene bien ayudarse de una pequeña ficha para el personaje donde hablas de su carácter, su apariencia física, sus gustos y su historia “no escrita”. Por ejemplo, puedes decir que un personaje, antes de la historia de la novela, tuvo una novia y lo acabaron dejando por culpa de los celos. Es posible que esa chica no salga nunca en la novela, ni siquiera podría ser mencionada. Sin embargo, ese detalle te puede resultar muy útil para entender a tu personaje. Para la apariencia física aconsejo ayudarse de imágenes y fotos si es que se está empezando. Como antes: calcar, copiar y crear. No lo olvidéis.
Volvemos a los foros de rol, aquí es obligado crear una ficha de personaje antes de poder empezar a escribir en la página. Será por algo.

3. No temas a los Clichés
Un cliché bien hecho no es malo. Todo lo contrario, puedes usarlo e incluso superarlo. Creo que esto se ve mejor con un ejemplo que explicándolo directamente. El Señor de los Anillos es un tremendo cliché. En muchísimas leyendas e historias han aparecido objetos malditos con el  poder de controlar el mundo pero con la maldición de que también controlan a quien posea el objeto. Por no hablar de la eterna batalla del bien contra el mal. Es un cliché y… ¡FUNCIONA! A parte de ser un cliché, también es una “copia” mejorada de la ópera Canción de los Nibelungos. Pero eso no nos incumbe ahora.
Otro ejemplo puede verse en la reciente galardonada película “La forma del agua”. Un resumen rápido de la película puede ser: una chica que se enamora de un monstruo. Es la misma sinopsis que se le hace a “La Bella y la Bestia”. Esto no le quita valor a la “La forma del agua”, todo lo contrario. Guillermo del Toro, director de la película mencionada, cogió el cliché de “La Bella y la Bestia” y lo superó poniendo su propia perspectiva de la historia. Nos ofrece una nueva visión de la historia y unos personajes que ya conocemos.

4. Huye de los clichés
Y este consejo contradice por completo al anterior, me he dado cuenta. No te conformes con lo que siempre se ha hecho, haz algo nuevo porque seguramente resaltará, aunque sea malo. Hay películas malas de serie B que se han convertido en películas de culto por lo original que era la historia. Puede ser: “Sharknado” o “Jesucristo Matavampiros”.
El personaje que más me llamó la atención de la serie “Stranger Things” fue Dustin por lo original que me pareció. Un chico friki obsesionado con “Dungeon Siege” y con una enfermedad física (cuyo nombre no recuerdo). Una idea muy original y arriesgada que funcionó muy bien. Los que no me gustaron fueron los adolescentes. Éstos eran muy malos clichés.
Siempre estoy poniendo ejemplos de películas y series porque creo que es lo más general. Pero podemos pasar a novelas. “Misery”, de Stephen King, tiene a uno de los personajes más originales que jamás he visto: Annie Wilkes. Una obra más moderna: “El nombre del viento”. Kvothe, pese a ser el prototipo de héroe, tiene un fuerte punto de original al basar su heroicidades en la música.
Acabaré este punto con un dicho popular: Quién no se arriesga, no gana.

5. Deja que los personajes hablen
Mientras escribo siento la proyección espectral del personaje en cuestión en mi espalda. Es como si mis palabras no las estuviera escribiendo yo, sino que fuera él quien me las estuviera dictando a base de susurros que solo yo puedo escuchar. Es una tontería, pero me resulta curioso ver que no soy el único que siente algo parecido. Stephen King, en diversas entrevistas, menciona la misma sensación que os he contado y añade experiencias personales como cuando, después de escribir párrafos con la voz de Jack Torrance (“El Resplandor”) tuvo el deseo de asfixiar a su hijo en la cuna con un cojín. No es un caso aislado. Son muchos los escritores que hablan sobre una especie de telepatía entre el escritor y el espectro del personaje que ellos mismos han creado. George R. R. Martin asegura que las mejores escenas de Canción de hielo y fuego no lo ha escrito él, sino que se lo han dictado sus personajes. Según cuenta, la escena de la “boda roja” surgió de esta manera. Yo, que he podido sentir qué es eso, me lo creo. Una vez los personajes nacen, has de dejar que ellos hablen por ti. Si un día ves que no consigues escuchar lo que dicen los personajes, no te esfuerces, será peor. Te lo digo por experiencia.

6. Haz que tus personajes reaccionen: 
Cualquier detalle, por pequeño que sea, puede (no significa que lo haga) influir a tu personaje. Ya sea una piedra en el camino, un pensamiento, una sensación, un olor… Todo puede ser importante. ¡Cuidado! Todo puede ser importante, pero no TODO lo es. No quiero decir que hagas descripciones excesivas. Debes saber elegir. En el camino hay muchas piedras, debes saber elegir cuáles son las que le importan a tu personaje.
Tus personajes no solo deben reaccionar con las “piedras en el camino”, sino también con el camino; con la historia del lugar. Imagina que tu personaje se desarrolla en la Alemania actual. La historia nazi, por lejana que pueda parecer, es posible que influya en la manera de pensar de tu personaje. El lugar en el que naciste, su historia, sus leyendas… Todo influye. O imagina que tu personaje es un niño pequeño perdido en un bosque. Estoy seguro que el pobre niño recordaría las historias de los cuentos de infantiles, Hansel y Gretel o Ricitos de oro, y esas historias influirán en el comportamiento del niño.
Último ejemplo de Stephen King, lo prometo. La novela “It” estuvo a punto de titularse “Derry”, éste es el nombre de la ciudad en el que ocurren los desagradables acontecimientos de la novela. Desde mi punto de vista, “Derry” hubiera sido un nombre más adecuado porque la novela trata sobre la historia de la ciudad y de cómo ésta influye en las vidas de los protagonistas. El monstruo Pennywise queda en un segundo plano cuando se le compara con los horrores de la ciudad. Sí es cierto que se dice, y se repite innumerables veces, que Pennywise es Derry; que la ciudad y el payaso es la misma COSA. En tal caso, daría lo mismo poner un título que otro al libro. Pero esa es una historia a la que no voy a entrar en este debate.

7. Evoluciona
Este consejo es el último y el más importante. Uno de mis mejores personajes hasta la fecha es Merrigan, hija de Sarez, mi personaje principal en el foro Aerandir. Merrigan ha llegado al punto en el que no la considero personaje, para mí ella es una PERSONA. Digo esto porque ese personaje se desarrolla continuamente. Su vida no es una línea recta, parece el carril de una montaña rusa. Puede sentirse más o menos cómoda, y si es así, se comportará de una manera u otra. Siente el miedo y la tristeza con la misma facilidad que puede sentir amor y felicidad. Y es que así somos las personas. Nos asustamos, reímos, hay día que estamos mejores, hay otros días que, sin razón aparente, estamos peores…. Evolucionamos. Cambiamos.
Los mejores personajes para los relatos son aquellos que no son personajes, sino personas.

Estos son mis 7 consejos sobre la creación de personajes. ¿Tienes algún otro? ¿Estás en desacuerdo con alguno y quieres dar tu punto de vista? El debate está abierto en los comentarios. Os invito a dejar vuestras opiniones, puede ser muy divertido.

5 comentarios:

  1. Gracias, gracias gracias, de verdad muchas gracias, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, Maricel. ¡Me alegro que te hayan servido los consejos!

      Eliminar
  2. Hola, nueva seguidora; felicitaciones por blogs y publicaciones; este es el último publicado por mí: https://ioamoilibrieleserietv.blogspot.it/2018/04/recensione-serie-diabolic-s-j-kincaid.html

    Si quieres te espero como lectora permanente

    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho tu nombre, Benedetta Leoni. Muchas gracias por seguirme. Cuando termine los exámenes, me pasaré por tu blog y te haré una lectura profunda a todo lo que tengas ò.ó

      Eliminar
  3. Hola, he "caído" en tu blog y me han gustado mucho tus aportes. No debo menos que agradecerte. Un saludo!

    ResponderEliminar