domingo, 3 de julio de 2016

Alucinaciones en la oscuridad (William Wade III)

En aquella pequeña e inmunda celda los días pasaban muy lentos. La mayor parte del tiempo que estaba despierto la pasaba en la completa oscuridad. No podía ver nada y tampoco había nada para ver que le pudiera llamar la atención. Ya sabía que estaba en una casa de armas de cazador, un lugar que los de su especie utilizaban para lucir las cabezas de los animales más peligrosos cazados por el hombre. Cuando vino la luz por primera vez pudo ver diferentes trampas de hierro, celdas para osos muy parecidos a la que él estaba enjaulado, lanzas, escudos, arcos, entre muchas cosas más destinadas a la caza. William Wade pensaba que si ya conocía lo que había en el lugar dónde estaba, no necesitaba verlo de nuevo. Era por eso que la oscuridad no le importaba; por lo menos, no más de lo que le importaba comer y beber.

Will recordó las noches que pasó junto con la pequeña guarnición de hombres que él dirigía para enfrentarse a los orcos del norte de Fohpë. La mayoría de los hombres, los más jóvenes del grupo, temían la oscuridad de la luna. No se atrevían a abandonar la luz del fuego del campamento durante mucho tiempo y, si lo tenían que hacer, siempre iban en grupos de tres o cuatro.

-Cobardes- dijo Will en la jaula como si pudiera hablar con los hombres ya muertos de la guarnición.- sois unos cobardes que no podéis ni salir a orinar si alguien no os lleva de la mano-.

Cada día que pasaba en la jaula, su mente y su cuerpo se deterioraban más y más. Le costaba distinguir qué era real y qué no lo era. En ocasiones daba órdenes a sus soldados muertos, otras veces se ponía a insultar al orco que había atrapado como rehén y luego matado tiempo atrás y, muy de vez en cuando, solo cuando todas las otras alucinaciones se evaporaban por completo, Will se ponía a hablar con su mujer y su hijo. A Lianne le pedía disculpas por haberla desflorado a los quince años aun a sabiendas que la iban a obligar a casarse con él y a Alvin le pedía perdón por no poder regresar nunca más a su hogar.

“Llamas cobardes a aquellos que murieron por ti”.

 Lord Berly apareció delante de la jaula de Will. Pese a la oscuridad, él lo podía ver más claro que nunca. Vestía con el mismo jubón morado con el que le despidió el día que partió hacia las tierras orcas; en el pecho del jubón estaba el blasón de la casa de los Berly, un escudo en forma de copo de nieve y una espada en su interior.


“Mírate, eres patético. Siempre lo fuiste: débil y patético. Un caballero perfecto para morir congelado”.

-¡LARGO!- gritó Will con todas sus fuerzas a la vez que se apoyaba en los garrotes de la jaula.

“No irse. Lord Hielo quedar. Sir Hielo obedecer a su Lord”

Detrás de Lord Berly apareció el orco que había atrapado como rehén. La sangre le corría por el cuello, en el mismo lugar donde William Wade había cortado con la espada. Pero ningún corte se veía en el cuello del orco, solo se veía la sangre escarlata que chorreaba de algún lugar que no supo distinguir.

William cogió uno de los cazos que la orca, esa que, de vez en cuando, entraba en la casa para darle de comer y de beber. Sin dudar ni un solo instante, lanzó el cazo hacia fuera de la jaula con la intención de golpear o bien al orco o bien a Lord Berly. Daba igual a quien diese de los dos, solo quería hacerlos desaparecer y quedarse solo. Así era como mejor estaba: Solo en la oscuridad.

“Humano no poder golpear a orco muerto”

Después de hablar, el orco emitió una risa tan espantosa que Will tuvo que taparse las orejas para no escucharla. Lord Berly no tardó en sumarse a la risotada y continuar riendo junto al orco.

-¡DEJAD DE REÍR Y CALLAOS DE UNA MALDITA VEZ!- No importa cuanto gritase, las alucinaciones no se callaban. Continuaban riéndose y burlándose de lo patético que le resultaba ver un caballero humano encerrado volviéndose loco en una jaula orca. 


4 comentarios:

  1. Interesante, qué horrible permanecer así, a oscuras. Yo dormiría todo el tiempo, las alucinaciones deberían venir a despertarme para poder atormentarme, jaja. Hablando en serio, muy bueno el capítulo y espero ver más.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Cyn O.O Después de mucho tiempo sin escribir por temas del estudio y tal tenía miedo de cagarla y que este relato no gustase. Gracias a ti veo que me equivocaba ^.^ Muchísimas gracias por tu comentario, de corazón. ¡Un abrazo!

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Acabo de descubrir tu blog. Lo iré leyendo, me ha gustado el capítulo :) :). Ya te sigo.
      Te invito al mío: http://enbuscadeunavidamejor1234.blogspot.com.es/
      Es una historia de suspense sobre una familia que se ve atrapada en la mafia.

      Eliminar