viernes, 20 de noviembre de 2015

Avance Gladiadores

Faltaba una hora antes de que el juego empezase. Una multitud considerable de personas se acercaba al coliseo para saber qué espectáculos verían aquella tarde. Para crear un mayor afán entre el público, en las entradas del enorme edificio, unos soldados llevaron seis grandes jaulas, cada una con un esclavo en su interior. Estos eran los mal llamados gladiadores: Hombres que lo han perdido todo y solo luchan con el fin de poder mantenerse con vida.

Con cierto temor,  la multitud empezaba a acercarse a las jaulas de hierro. Al principio no confiaban en la seguridad de sus candados. Pensaban que, en cualquier momento, uno de los gladiadores escaparía y mataría a todo aquel que se pusiera en su camino. Mas, no ocurrió nada. Los soldados que trajeron las jaulas se aseguraron que fueran bien resistentes antes de abandonarlas entre los campesinos del lugar.

-¡Mira mamá!- Dijo un niño tirando del brazo de su madre para que se acercase a ver los hombres enjaulados. -¡Son gladiadores!- En boca del niño, la palabra gladiador sonaba igual que la palabra “héroe”. –Yo de mayor también seré un gladiador. Lucharé en la arena contra leones y tigres. Nadie será más fuerte que yo. Voy a ser el más grande de todos los gladiadores que han existido nunca. ¡Ya lo verás mamá!-

-No digas eso hijo.- Contestó la madre con cierto resquemor. Ella sabía que bajo la fachada de aquellos guerreros que luchaban en las arenas se escondía una vida de esclavitud y maltrato. No había criado a su pequeño para que se convirtiera en un esclavo. –Vámonos.-

Uno de los esclavos, un orco que hasta el momento se había mantenido sentado con la cabeza entre las rodillas para no mostrar su aspecto, se levantó y se agarró ferozmente contra los barrotes de la jaula para llamar la atención.

-Tú. Pequeño infante.- Dijo el orco con un grotesco acento. – Querer ser gladiador. Querer morir en arena.- Se notaba que no sabía hablar el idioma de los humanos, le costaba poner la tonalidad adecuada a sus palabras y, aunque quisiera haber preguntado al niño si quería ser un gladiador, su voz salió como una borde afirmación.

-Vámonos de aquí.- Dijo la mujer a su hijo quien se había quedado paralizado ante las palabras del orco.

-Callar. No preguntar mujer. Preguntar infante si querer ser gladiador.-

-Sí.- Contestó temeroso el niño. Creía que, si no contestaba, el orco podría hacerle algo a su madre. –Voy a ser el mejor gladiador y mataré a todos los orcos feos como tú.-

-JA. No poder matar a gusano, menos matar orco. Tu no saber qué ser gladiador. Tú no saber qué es morir. Tú poder ver morir, pero no saber qué es. – El orco dio un golpe a los barrotes de su jaula. – Tú comer y beber. – De nuevo, intentó ser una pregunta con un resultado desagradable. – Orco no. Orco solo luchar. Gladiador solo luchar. No vivir, morir. Querer morir. Querer morir como gladiador.-

El niño no entendía qué le estaba diciendo. No por el duro acento del orco, era porque aquello que dijo era muy diferente a la imagen que él tenía de los gladiadores, esos valientes que daban su vida en la arena para luchar contra los malos. Su madre le tomó del brazo y le alejó del orco. Tampoco entendió por qué ella hizo eso. Si los gladiadores morían nadie mataría a los malos.
 El niño, giró la cabeza una última vez para ver al orco mientras su madre lo alejaba del lugar. -Salvaré a los gladiadores.- Prometió.- No morirán. Vivirán.-  


15 comentarios:

  1. He intentado navegar en tu página y no le entiendo, no se si lo que escribes son solo relatos cortos o historias, ya que algunos tienen número pero no se como buscar la secuencia.

    En el caso de ésta por el comentario de Deivid Botina, supongo que es una secuela, como intro, se lee bien. Pero ¿Cómo buscar los capítulos subsecuentes en tu página?. Es un poco confusa.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Sofia. Agradezco mucho tu comentario. He intentado por activa y por pasiva buscar algo, como una especie de esquema que permita poder servir de guía para las historias. Lo que intento hacer en mi blog es lo siguiente verás, cuando era pequeño tenía un libro de cuentos infantiles. Había centenares de cuentos, uno (a veces dos si eran cortos) por cada día. Había unos cuentos que no tenían que ver el uno con el otro y otros que eran como capítulos de una misma historia. Recuerdo que la historia de Pulgarcito, por ejemplo, estaba hecha en tres capítulos. Lo que quiero hacer es precisamente eso. Historias, algunas están enlazadas poniendo como referencia un solo personaje principal (en el caso del Capitán Werner) en otras historias hay algo que enlaza a todos los personajes (la enfermedad del Carbunco)... Quisiera poder hacer un esquema con enumeración de capítulos pero no tengo ni idea. Si me pudieras ayudar estaría encantado.

      Muchas gracias por todo Sofía. ¡Un abrazo!

      Eliminar
    2. Hola Joel: Si, yo también tuve de esos libros, son geniales y me encantaban también sin embargo intenté buscarle la lógica a tu página o el inicio de alguno de los que tienen numeración y no la encontré :-(.

      Por ejemplo encontré uno que dice "Señal de auxilio (Capitán Werner III)" busco la parte que diga (Capitan Werner I o II), o algo que me de referencia de la secuela , para no comenzar a la mitad de una historia (como luego suelo hacerlo jajajaja) de hecho la comencé, pero me regresé a buscar la primera parte y no la encuentro en la página principal, y solo tienes dos opciones entrada antigua o entrada nueva.

      Si sigues colocando las historias solo en la página principal y no pones referencias rápidas se vuelve mas tedioso encontrar las historias por lo que mejor dejas de buscar y vas a otro lado.

      Hay blogs que tienen en la parte izquierda, derecha, superior o inferior las referencias de los relatos que hacen, eso hace mas amigable la página, y más fácil de encontrar las historias entrelazadas. Las puedes clasificar por tipo o por nombre, no se sería cuestión de diseño de tu página.

      Me gusta mucho el diseño de tu página y el estilo de letra que tienes, además de la estructura del texto lo hace de fácil lectura, sin embargo hace falta un poco de orden y te quedaría mucho mas bonito tu blog.

      Pero bueno yo no escribo ni hago blogs, solo leo y ando paseando por estos rumbos, espero mis comentarios te sirvan de algo, por lo pronto seguiré leyendo tus historias me gusta mucho la fantasía y veo que a ti también.

      Por cierto no me dijiste si Avance Gladiadores es solo un cuento corto o secuela.

      ¡saludos y bonito fin de semana!

      Eliminar
    3. Creo que ya conseguí hacer algo provisional para que la gente pueda guiarse mejor. Tengo que ver como editar eso para ponerlo a mi gusto. Muchas gracias Sofia, de verdad, con ese detalle me has salvado la vida jajajaja.

      Y, sí, la historia de este gladiador es una pequeña introducción a la historia de verdad. Debido al estudio diario de la universidad no tengo el tiempo necesario para escribir y éste es un personaje que tenía muchas ganas de hacerlo. Para no abandonar el blog he querido probar este "truco". Creo interés a quienes lean la intro para que quieran conocer al gladiador y de paso, no tengo mi blog tan abandonado xD

      Muchas gracias de nuevo, me alegro un montón de ver como personas como tú tienen interés por lo que escribo <3

      Eliminar
  2. Hola Joel, la historia promete. Seguiremos a la espera de más, aunque no me esperaba un orco luchando en un anfiteatro, jeje. Más vale que las gradas estén a suficiente distancia de ellos... ;D

    He leído los comentarios anteriores y quizá te sea útil el uso de etiquetas para clasificar los textos que escribes. También puedes usar una imagen y vincularla con un enlace a todas las entradas de la misma etiqueta. Por ejemplo, en mi blog, he creado una imagen que se vincula a la etiqueta de Microrrelatos en imágenes, de manera que si alguien quiere leer sólo mis relatos pinche en ella y le salen las entradas de relatos nada más.

    En fin, todo es cuestión de ponerse a bloguear y experimentar.

    Te dejo mi relato por si tienes tiempo y lo quieres leer: http://fotoalquimiada.blogspot.com.es/2015/11/flamma-el-barbo.html

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. OHHHH MUCHAS GRACIASSSS!!!!! He visto tu blog bien a fondo, ya participo ahí por algo. Me encanta como lo tienes todo organizado, ahora veremos sí yo también lo puedo lograr. Muchas gracias Sonia ^.^

      Eliminar
  3. Una buena entrada para una gran historia. Me ha gustado e intentaré volver para leer la continuación. Un abrazo Joel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedes hacerte la idea de lo mucho que me alegra que te haya gustado esta pequeña introducción. ^.^

      Un abrazo enorme para ti también.

      Eliminar
  4. Ya me imagino en mi cabecita como podría continuar esta historia. Te sigo leyendo ;)
    Un abrazo. =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que gran honor haber llegado tanto a tu cabecita para que ya te estés imaginando la continuación. Prometo no defraudarte,

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Muchas gracias Oscar. Para mi es un enorme cumplido que alguien como usted diga eso.

      Eliminar
  6. Curiosa tu propuesta de unir dos géneros: historia y fantasía.

    ResponderEliminar
  7. Un relato espléndido, Joel. Funciona por sí solo, como una sola pieza. El diálogo entre la inocencia y la ilusión del niño, y la brusquedad y resignación del orco, es fantástico. El tercer personaje, esa madre protectora que intenta alejar a su hijo de ese miserable mundo y de la idea ilusoria de su pequeño, es la verdadera batalla que se muestra en el texto. La conclusión a la que llega el chico dota al personaje de coraje y un objetivo, esos héroes que han pasado a ser esclavos a los que liberar, en la mente del muchacho. Realmente bueno.
    ¡Saludos, compañero!

    ResponderEliminar